Guía de la Riviera Maya para mexicanos: tips de un experto local

Por Iñaki Amuchastegui,

La Riviera Maya es uno de los principales destinos turísticos de México debido a su combinación de clima, playas y actividades. Todo mundo sabe acerca de Xcaret, Coco Bongo y Xel-Ha, pero la Riviera tiene mucho más que ofrecer y qué es menos conocido. Aquí te presento algunas de las muchas alternativas de qué hacer cuando visites este paraíso mexicano.

  • Cancún

Mirador Cancun

Foto por mikolajn – fotolia.com

Es el punto de entrada a la Riviera Maya, y el principal centro turístico, famoso por sus playas y antros, pero ofrece más que solamente ir de fiesta y asolearse. La ciudad se divide en dos: la zona hotelera, y la ciudad propiamente dicha. La zona hotelera está llena de resorts y servicios turísticos enfocados principalmente a extranjeros pero en la ciudad y sus alrededores encontrarás muchas otras cosas que hacer y con un sabor más auténtico y más accesible.

¿Qué hacer en Cancún?

  • Asoléate en Playa Delfines, la mayor playa pública de Cancún, ubicada en la zona sur de la zona hotelera. Hay baños, regaderas y palapas gratuitas y mucho espacio para tomar el sol y nadar. Puedes llegar fácilmente en coche, camión o hasta bicicleta desde el centro de Cancún.
Playa Delfines Cancun

Mirador de Playa Delfines. Foto Tristan Higbee, CC BY

  • Disfruta del Parque Las Palapas. Este es el corazón de Cancún. Los fines de semana las familias se reúnen a disfrutar el sol y frecuentemente hay eventos y actividades como clases de yoga o bailes. Además, está lleno de puestos de comida típica, deliciosa y barata.
  • Sube a un bote para ver cocodrilos, flamingos y manta rayas e incluso llegar a Boca Iglesia, la primera iglesia española en América. Para hacer esto, ve a Isla Blanca, justo al norte de Cancún. No es realmente una isla, sino una península entre el Caribe y la laguna de Chacmuchuc. Encima de todo esto, es un lugar ideal para disfrutar de playas sin turistas y para practicar el Kitesurf.
Kitesurfing Cancun

Kitesurfing. Foto por wjarek – Fotolia.com

  • Si quieres salir en las noches en un plan más relajado o más local, visita la plaza de toros, junto a Plaza Las Américas, la cual está rodeada de bares y restaurantes para disfrutar las noches de fines de semana.
  • Nada con tiburones ballena y peces vela. Durante el verano cientos de tiburones ballena llegan a las aguas cerca de Isla Mujeres para alimentarse. Es posible nadar junto a ellos, muchas veces rodeado de delfines y manta rayas. En invierno, el espectáculo se repite, pero en vez de tiburones ballena, con peces vela.
Tiburón Ballena Cancun

Tiburón Ballena. Foto por crisod – fotolia.com

  • Haz esnórquel en Puerto Morelos. A solo 30 minutos de Cancún, Puerto Morelos es uno de los mejores lugares para hacerlo, pues el arrecife se encuentra a solo 100 metros de la costa y es fácil encontrar lanchas con guías que te pueden llevar por muy buen precio.
Barrera de Coral Puerto Morelos

Arrecife en Puerto Morelos. Foto por aquapix – fotolia.com

  • Sal a andar en bicicleta por la ciclopista de la zona hotelera. Son cerca de 11 kilómetros que puedes recorrer y llegar hasta las playas Forum y Chac-Mool donde hay áreas públicas y algunos clubes de playa para refrescarte y nadar antes de volver.

  • Playa del Carmen

Akumal Quintana Roo

Foto por BlueOrange Studio – fotolia.com

Más pequeña, relajada y conveniente que Cancún, Playa del Carmen se construyó junto a la playa y cuenta con muy pocos resorts. La mayoría son hoteles pequeños y hostales que le dan un ambiente más de pueblo donde la gente sale a caminar y conocer, en lugar de quedarse en el hotel. La vida de Playa se centra en la 5ª avenida, la cual corre a lo largo del pueblo paralela a la costa y está repleta de bares, restaurantes y tiendas. En el extremo norte está la famosa Playa Mamitas, con sus clubes de playa y en el extremo sur Playacar, la cual tiene un par de hoteles y es frecuentada por extranjeros.

 

¿Qué hacer en Playa del Carmen?

  • Justo al sur de Playa se encuentra Río Secreto. Una reserva privada en la selva que cuenta con kilómetros de cuevas semi-sumergidas a las cuales entras a caminar y nadar mientras ves las estalagmitas y estalactitas al mismo tiempo que aprendes sobre el ecosistema. En la reserva se hacen estudios sobre jaguares, tapires y otros animales que habitan ahí.
Rio Subterraneo

Río Secreto. Foto por BrandonLeon, CC BY

  • Para comer hay muchas opciones. Mi recomendación es salirse un par de cuadras al norte de la 5ª avenida si quieres encontrar lugares menos turísticos y caros. Eso sí, para probar deliciosos mariscos, no te pierdas Los Aguachiles, en la esquina de la 5ª avenida y Constituyentes. Su especialidad son los figurines, tacos de atún, cayo o camarón en hoja de lechuga fresca. Una verdadera delicia y a precios muy moderados.
  • Si lo que quieres es disfrutar de tu pedazo de paraíso evitando multitudes, te recomiendo la costa al sur de Playa del Carmen. Paamul y Xpu-Há son dos pequeñas playas donde puedes descansar o disfrutar de su hermoso arrecife de coral. Hay servicios básicos, pero son lugares para ir a olvidarse del mundo y disfrutar de la naturaleza.
Playa de Xpu-Ha

playa de Xpu-Ha. Foto por BrunoSchalch, CC BY

  • La bahía de Akumal es un lugar favorito para ver tortugas marinas, las cuales desovan en la región. Puedes hacer esnórquel con ellas y ver mantarrayas y barracudas. Asegúrate de llegar temprano (te recomiendo a más tardar a las 10:00 AM) , pues a medio día la playa se llena y es más difícil verlas.
Tortuga marina Akumal

Tortuga marina. Foto Charly W. Karl, CC BY

  • También puedes tomar un bote hasta Yal-kucito, una pequeña caleta donde puedes nadar corriente arriba hasta llegar a un punto donde un cenote nace directo al mar. Yal Ku es una alternativa a Xel-Ha en la zona, más pequeño, con menos gente y con la posibilidad de rentar palapas privadas con salidas exclusivas a la laguna.

Laguna de Yal-ku. Foto por Studio M – fotolia.com

  • Una de las pocas expansiones de playa no desarrolladas por resorts, Punta Venado es una reserva privada donde puedes hacer bicicleta de montaña por la selva, pasear en cuatrimotos o caballo, bucear o relajarte en su pequeño pero cómodo club de playa.

  • Tulum

Ruinas de Tulum

Foto por Frédéric Prochasson – fotolia.com

Finalmente llegamos a Tulum, un lugar mucho más pequeño y relajado que sus vecinas, pero no por ello con menos que ofrecer. Al igual que Cancún, el pueblo está separado de la zona hotelera, pero en la de Tulum no hay grandes cadenas hoteleras, sino una variedad de hoteles pequeños y de estilo eco-chic con edificios de madera, palapas y bungalows. En el pueblo hay muchos hostales para disfrutar y conocer gente mientras exploras el área. Para Tulum te recomiendo rentar una bicicleta, pues todo está a menos de 5 kilómetros del centro del pueblo y el servicio de taxi puede ser caro. Hay varios sitios de renta e incluso muchos hoteles cuentan con sus propias bicis.

¿Qué hacer en Tulum?

  • Para visitar la zona arqueológica, te recomiendo llegar antes de las 9:30 de la mañana o después de las 3:30 de la tarde (ojo, cierran a las 5). De esta forma evitarás el calor y las hordas de grupos turísticos de cruceros y camiones, por lo que podrás disfrutar mucho más del área.
  • Mi principal recomendación aquí es el restaurante Chamicos. Una choza en la bahía Soliman, con varias mesas de plástico distribuidas entre las palmeras. Hay hamacas para relajarse y nadar en la bahía. Tienen el mejor ceviche que he probado y sus colas de langosta son deliciosas. Además, todo esto a un precio muy bajo. Ve al norte y sigue las indicaciones al hotel Jashita, y de ahí gira a la derecha, siguiendo un camino de arena hasta llegar. El secreto mejor guardado de Tulum.
Chamicos bahia Soliman

Restaurante Chamicos

  • En la zona hotelera hay muchas otras opciones para comer bien, aunque también a mayor precio. Lugares como Hartwood, Casa Banana, Casa Jaguar o Posada Margheritta son espectaculares, con menús que cambian cada día según lo que producen sus pescas y huertos, pero considera que no toman reservaciones por lo que en temporada alta es necesario llegar temprano y hacer fila.
Restaurante Hartwood Tulum

Hartwood Tulum. Foto Alejandro de la Cruz, CC BY

  • Tulum está rodeado de cenotes, por lo que las opciones abundan. Si quieres disfrutar de algunos menos concurridos, te recomiendo el Cenote Escondido, 2 km al sur del pueblo. Debes caminar unos 5 minutos desde la entrada (efectivamente está escondido) pero es muy bonito, lleno de peces e incluso con una piedra para saltar y una cuerda para columpiarte. Además, están los famosos Gran Cenote, Clavera y Dos Ojos, los cuales son increíbles opciones para bucear en cenotes.
Buceo cenote dos ojos

Buceo en cenote Dos Ojos, Foto Mal B, CC BY

  • Al sur de Tulum se encuentra la Reserva de Sian Kaan, mi lugar favorito en México. Una reserva natural de barrera de coral, manglar, laguna y selva que simplemente tienes que conocer. Puedes llegar desde la zona hotelera de Tulum y tomar una lancha a ver la laguna, donde hay manatíes y cocodrilos, o entrar desde el pueblo para ver las ruinas de Muyil. En ambos casos puedes nadar y flotar más de un kilómetro y medio en un canal de agua fresca excavado por los mayas entre los manglares.

Canal de Sian Ka´an. Foto Hormiguita Viajera mir, CC BY

  • Tulum es otro buen lugar para aprender a hacer Kitesurf o Stand Up Paddle. Mexican Caribbean Kitesurf es una escuela ubicada en el hotel Ahau, y son excelentes para dar clases de todos niveles y hacer tours de Stand Up Paddle por las bahías y cenotes. Incluso dan clases de yoga sobre tu tabla.

¿Conoces algunos otros rincones espaciales en la Riviera Maya? Cuéntanos sobre ellos en los comentarios.

Foto de portada Patrick Kosmider – fotolia.com